lunes, 1 de diciembre de 2008

EVOLUCIÒN


El destino de toda criatura en el universo es evolucionar, quiéralo o no, tenga conciencia de ello o no la tenga, evoluciona de igual manera; será más lento mientras no tome conciencia de ello y no obre en la misma corriente del Dios Amor. El hombre sueña con vivir cientos o miles de años, pero lamentablemente en su estado de evolución actual, no le serviría de nada, sería para la gran mayoría una vida vana, dedicada a los placeres o la acumulación de riquezas y no al progreso del espíritu, tal vez, por eso es más acertado que en nuestro nivel de evolución espiritual actual, Dios nos haya dotado de existencias efímeras con una razón,¿ qué valdría más?; una larga existencia de cientos de años sin adelantos conservando los mismos defectos y sin cuestionarse nuestros origines o bien ¿ existencias cortas, donde en cada una partimos desde cero, con la posibilidad de encontrar finalmente el camino de migajas hacia la casa del padre?, me inclino más por ésta última.

Ya llegará el día en que al igual que nuestros hermanos mayores encontremos el camino de la autoregeneración de nuestros cuerpos físicos, pero cuando lo logremos, tendrá una finalidad de prolongar nuestras vidas para servir y ayudar al prójimo y no solamente para beneficio personal, todo tiene su tiempo, siembra y cosecha, no podemos comparar nuestras existencias a la de nuestros hermanos mayores, ellos nos llevan ventaja de millones de años, ellos nos miran con el mismo cariño que nosotros miramos a un niño que se encuentra perdido, así mismo sufren al vernos crear armas de destrucción masiva que podrían afectar nuestro planeta y los circundantes, si le pasas una piedra a un niño puede hacer daño a alguien o dañarse él mismo, imagina si le pasas una metralleta, es lo mismo con nosotros, somos niños jugando con armas a la vista de ellos, viendo que en cualquier momento producto de caprichos o intereses creados artificialmente, podríamos destruirnos completamente.
Por Marcelo Jimenez.
Free Web Site Counter


Free Counter

No hay comentarios: