jueves, 7 de mayo de 2009

El "Animo del Guerrero"

Extractos de libros de Castaneda

Nadie nace guerrero, exactamente como nadie nace siendo un ser racional, esclavo de la razón. Nosotros nos hacemos lo uno o lo otro. En la vida del guerrero sólo hay una cosa, un único asunto que en realidad no está decidido del todo: que tan lejos puede uno avanzar en la senda del conocimiento y el poder. La alegría del guerrero le viene de haber aceptado su destino y de haber calculado de verdad lo que le espera. Un guerrero sólo debe estar preparado para la batalla.

Lo más difícil en este mundo es adoptar el ánimo del guerrero. Un guerrero no puede sentirse desamparado ni desconcertado ni asustado bajo ninguna circunstancia. Para lograr la hazaña de sentirte desdichado, trabajas intensamente. Es estúpido que nunca te hayas dado cuenta que para sentirte completo y fuerte necesitas la misma cantidad de trabajo. El chiste está en lo que uno recalca; o nos hacemos infelices o nos hacemos fuertes: el esfuerzo es el mismo. No hay necesidad de confundirse; la confusión es un sentimiento en el que uno se mete pero de la misma manera puede uno salir de él.

De nada sirve estar triste, quejarse y sentirse justificado de hacerlo, creyendo que alguien nos está siempre haciendo algo. Nadie le hace nada a nadie y mucho menos a un guerrero.

La pena y la compasión por uno mismo no encajan en la vida del guerrero. Mírate a ti mismo; todo te ofende y te inquieta. Gritas, te quejas y sientes que el mundo te hace bailar a su son; eres una hoja a merced del viento. Un guerrero puede sufrir daño pero no ofensa. Un guerrero debe tener serenidad y aplomo y nunca perder los estribos. Para un guerrero no hay nada ofensivo en los actos de sus semejantes mientras él mismo esté actuando desde el ánimo correcto.

Tu espíritu está desequilibrado, para contrarrestar esto, te enseño la vida del guerrero. Pues bien, un guerrero empieza la faena con la certeza de que su espíritu está en desequilibrio; pero a medida que va adquiriendo poder y conocimiento, también va adquiriendo, lo mejor que puede, ese equilibrio. En tu caso, como en la mayoría de los hombres, tu falta de equilibrio se debe a la suma total de todas tus acciones. Tu espíritu esta deformado; debes simplemente componerlo - purificarlo, hacerlo perfecto- ya que en toda nuestra vida no hay otra tarea mas digna de emprender. No arreglar el espíritu es buscar la muerte; y eso es igual que no buscar nada, pues la muerte nos alcanzará de todos modos. Buscar la perfección del espíritu es la única tarea digna de nuestra hombría. Estás hecho pedazos y tienes que juntarte de nuevo.

No hay falla en el camino de guerrero; síguelo y nadie podrá criticar tus actos. El camino del guerrero es acumular lo que aprendes sin presumir nada y sin hacerte el piadoso. Hazlo así y nadie podrá encontrar falla en lo que haces. Un guerrero siempre esta listo. Ser un guerrero no es simplemente un asunto nada más de querer serlo; es más bien una lucha interminable que seguirá hasta el último instante de nuestras vidas.

Tu alcahueteas para otros; no planeas tus propias batallas sino que las batallas de desconocidos. Toda tu vida le has llevado la corriente a todo el mundo y con eso, claro, crees colocarte automáticamente por encima de todos y de todo. Pero tu mismo sabes que eso no es real. Eres sólo un hombre y tu vida es demasiado breve para abarcar todas las maravillas y todos los horrores de este mundo prodigioso. Por eso, tu manera de darle cuerda a la gente es una cosa asquerosa que te hace quedar muy mal; y al final, tus disculpas no tienen el poder de cancelar tus actos.

El ánimo del guerrero implica que éste se controla y al mismo tiempo se abandona. Debe tener cierto grado de abandono y al mismo tiempo, cierto grado de control sobre sí mismo. Un guerrero es un cazador, por lo tanto, todo lo calcula: ese es su control; pero una vez terminados sus cálculos, actúa, se deja ir: ese es su abandono. Un guerrero no es una hoja a merced del viento. Nadie lo presiona. Nadie lo obliga a hacer cosas contra sí mismo o de lo que juzga correcto. Uno de los actos del guerrero es nunca dejar que nada le afecte nada. Puede estar viendo al mismo diablo, pero jamás dejará que nadie lo sepa. El control del guerrero tiene que ser impecable. Lograr el ánimo del guerrero, es una revolución.


http://www.cleargreen.com/mirrors/spanish/index.html
Free Counters Counters

No hay comentarios: